Aléjate de estos 7 pecados capitales para mantenerte fiel a tu pareja

En pleno siglo XXI la infidelidad y los problemas económicos siguen en el centro de las principales causas de divorcio y rupturas. Sin embargo, hay una variedad de razones que llevan a hasta las parejas más exitosas decidan separarse, y si no lo creen, miren el caso de la pareja de oro Brad Pitt y Angelina Jolie. Aquí te decimos los 7 pecados capitales de los que debes alejarte para mantener fiel a tu pareja:

  1. Lujuria. Si bien la pasión es saludable para una vida sexual estable en cualquier pareja, lo cierto es que los deseos carnales descontrolados te pueden llevar a ser infiel, sobre todo si tu acompañante no se siente capacitado para saciar tu descontrolado apetito sexual. Busca ayuda para controlar tus impulsos.
  2. Pereza. Puede que alguien se enamore de tu personalidad, tus bellos ojos y tu sentido del humor, pero a la larga, estar con una persona perezosa echa por tierra los planes que alguno de los dos quisiera emprender en pareja. Amor con hambre no dura, dice un famoso refrán.
  3. Gula. Hay quienes dejar de cuidar su figura cuando consiguen pareja, quizás pensando que ya no tienen que esforzar por seducir, y entregándose a los placeres de una mesa abundante, pero la verdad como la dicen los terapeutas de pareja: hay que mantener viva la llama. Y mantenerse atractivo para los ojos de tu pareja es parte del proceso.
  4. Ira. Puede ser fácil que, acostumbrados a la presencia de nuestra “media naranja”, lleguemos a subestimar sus sentimientos en un momento de exasperación, pero si llegase a ocurrir el evitable caso de descargar nuestra ira con nuestra o nuestro compañero, lo mejor es rectificar en seguida y pedir perdón sinceramente. Y lo más importante: no volverlo a hacer.
  5. Envidia. Hay muchos casos de hombres acomplejados que no soportan que una mujer los supere económica, profesional y hasta socialmente, por eso, una persona que verdaderamente ama debe siempre alegrarse por los logros de su pareja.
  6. Avaricia. “En la riqueza y en la pobreza”, dice el cura en el altar cuando oficia un matrimonio, y sea el caso de que estén casados o no, dos personas que decidan llevar su vida juntos deben también establecer las reglas de una relación económica estable que satisfaga las necesidades de las dos partes, incluso en tiempos de crisis.
  7. Orgullo. La satisfacción que produce tener la razón es embriagante, pero imponerte sobre tu pareja con socarronería puede fracturar los sentimientos del otro; explica con amor y paciencia tu punto de vista, espera gentilmente que tu ser amado entienda las cosas por su propia cuenta y no le restriegues un “¡Te lo dije!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *